Noviembre es el mes de los homenajes a los Caídos porque lamentablemente entre finales de octubre y noviembre de 1936 fueron muchos los camaradas vilmente asesinados en las sacas. La primera saca destacada, fue la que se produjo el 29 de octubre, en la que bajo el pretexto de trasladarles a otra cárcel, muchos presos políticos, entre los que se encontraba nuestro fundador Ramiro Ledesma Ramos, salieron de la cárcel de las Ventas rumbo a las tapias del cementerio de Aravaca. En su recuerdo y en de los innumerables patriotas asesinados en Aravaca, los falangistas se citaron en Aravaca en la mañana del 1 de noviembre.

El homenaje se inició, como no podía ser de otra manera, con una misa, a la que siguió la ofrenda de las cinco rosas en la Cruz y la "Oración por los Caídos de la Falange". A continuación tomó la palabra el camarada Fernando Maqueda, de Juventudes Falangistas, que dijo llevar con orgullo la camisa azul que perteneció a su abuelo en la División Azul y que mientras otros como el Ayuntamiento de Madrid pretendían eliminar de la memoria colectiva los nombres de los patriotas eliminando las calles que les recuerdan, los falangistas estábamos llamados a recordarles practicando la máxima falangista de servicio y sacrificio.


El segundo homenaje se realizó el 5 de noviembre en el Cementerio de los Mártires de Paracuellos, donde fueron asesinados miles de patriotas "sacados" de diversas cárceles madrileñas durante el mes de noviembre y principios de diciembre, (en total se realizaron 33 sacas), entre ellos el Jefe Nacional del S.E.U, camarada Alejandro Salazar.

Al igual que Aravaca, el acto comenzó con la celebración de una misa en memoria del camarada Alejandro Salazar y de todos los mártires. Posteriormente ante su tumba, tanto la Hermandad como La Falange, reivindicaron su figura y las razones por la que se seguía en la lucha. tambié. Un camarada del S.E.U.; leyó la "Oración por los Caídos de la Falange" y otro de La Falange una carta escrita por el enterrador del cementerio en la época de los asesinatos.


A continuación, tomó la palabra el Jefe Nacional del S.E.U., Pablo Reinoso. Este se refirió al compromiso y la lucha de los estudiantes encuadrados en el S.E.U. en los difíciles años de la República y que en la actualidad se sigue recordando a los que dieron su vida por una España mejor bajo las banderas de la Falange y en busca de la Patria, Pan y Justicia. Después, se procedió a la ofrenda de las rosas por el Presidente de la Hermandad, Carlos Batres, y del Jefe Nacional de La Falange, Manuel Andrino.

Ambos homenajes finalizaron con el canto del "Cara al Sol", más multitudinario en Aravaca que en Paracuellos, ya que mientras la mañana del día 1 fue cálida y soleada, la del día 5 fue fría y lluviosa. Pero en ambas vibró el himno de la Falange con la misma entrega.



Ver actividades y otras cosas